Que ver: Valle de Tena, Jaca, Ainsa, Bielsa, La cuniacha, San Juan de la Peña

El valle de Tena

A solo unos kilómetros de Torla nos encontramos con uno de los valles más pintorescos del pirineo aragonés: el valle de Tena.



Su rica fauna y flora, no se desvirtúan ante la presencia de inmensas obras de arte, donde la arquitectura religiosa y civil se entremezclan en una amalgama de estilos que muestran la presencia de las diversas culturas en el valle, desde la ocupación romana hasta nuestros días, con una fuerte presencia de románico y las catorce iglesias de la llamada ruta del Serrablo.

Los tranquilos y tradicionales pueblos, como Escarrilla, Bubal o Larres se mezclan con las modernas instalaciones de la estación de esquí de Formigal, que ofrece actividades tanto en verano como en invierno, o el Balneario de Panticosa.


San Juan de la Peña

Un monasterio mágico incrustado en la roca.


El conjunto monumental de San Juan de la Peña, con su monasterio nuevo (S.XVII) y su monasterio viejo (S.X) constituye una visita imperdonable si se visita la zona.

Refundado por Sancho el Mayor, sobre una obra anterior, se le considera cuna de Aragón. Destaca su claustro encajado en la montaña, imagen más que típica del monasterio. Como dato curioso, la leyenda le otorga la salvaguarda del Santo Grial durante varios siglos
 

La Cuniacha

Naturaleza salvaje a tu alcance.


En el Valle de Tena, concretamente en Piedrafita de Jaca,  se encuentra el parque natural de “La Cuniacha”. El parque es un magnifico complemento lúdico al entorno de Torla, ya que en una actividad muy recomendable para los niños, podremos pasear entre ciervos, gamos, renos, corzos, linces boreales y bisontes europeos, caprinos como la cabra ibérica y el rebeco (sarrio),caballos de Przewalski y para finalizar los lobos.


Jaca

Cuna del reino de Aragon y cabeza del Camino de Santiago


La ciudad de Jaca es una de las más antiguas de Aragón y por ello, atesora en su casco urbano joyas arquitectónicas de todas las épocas, aunque destacan por meritos propios la magnifica catedral del siglo XI, la primera de estilo románico de la península, y su famosa ciudadela, un emblemático edificio militar construido entre los siglos XVI y XVII.

 Jaca es parte importante del camino de Santiago, concretamente del llamado “camino viejo” que partiendo de Francia y tras pasar por otras poblaciones pirenaicas como Castiello de Jaca, pasaba por la ciudad hacia Puente la Reina, donde se bifurcaba en distintas rutas. Por toda la ciudad se ven muestras de este magnifico pasado medieval, tanto en la catedral como en las “conchas” de metal que marcan el recorrido más tradicional por el casco urbano.

Pero Jaca posee muchos mas atractivos: su magnifica pista de hielo, el museo diocesano, sus numerosas iglesias o su recientemente reformado centro urbano con arquitectura de varias épocas, constituyen un paraje ideal para realizar una visita o excursión.


Santa Cruz de la Seros

Santa Cruz de la Seros más que un pueblo,  un conjunto arquitectónico de primer orden.


A escasos kilómetros de jaca, la población se ordena en torno a la iglesia de Santa Maria, impresionante monumento del siglo XI, antiguo monasterio femenino que aún conserva gran parte de su antiguo esplendor, así como un interesante retablo gótico del siglo XV.

A la salida del pueblo, la iglesia parroquial de San Caprasio, también del siglo XI despide al visitante y supone en apenas cien metros, una comparación entre un gran monumento y un edificio mucho más funcional, que vale la pena visitar.





Otras poblaciones: Ainsa, Bielsa y Boltaña.

Algunas poblaciones interesantes en el entorno de Torla


Ainsa
La población de Ainsa presenta un recinto amurallado, ya que su construcción se ordena en torno a lo que debió ser un magnifico castillo, del que hoy se puede visitar su amplia plaza de armas.

El pueblo, es un complejo entramado de calles de aire medieval que desembocan en su enorme plaza, donde según la época del año se realizan eventos y ferias. Ainsa ofrece una excursión que fácilmente evocara recuerdos medievales entremezclados con elo más puro costumbrismo pirenaico.

Bielsa
A 64 kilómetros de Torla, dejando atrás el parque nacional de Ordesa, encontramos la típica localidad de Bielsa. Famosa por su “carnabal” , en sus inmediaciones podemos ver Ibones como el de la Mumia o el de Marboré.

Su arquitectura tradicional sufrió grandes perdidas durante la guerra civil, ya que la población fue muy castigada en este periodo bélico, pero aún se pueden contemplar algunas muestras o retazos de esta cultura popular, nacida en gran parte del aislamiento que los rigores del invierno propiciaban a esta localidad, y que dio como resultado otras muestras típicas de la zona como su estupenda gastronomía o su propia lengua, el Belsetán.

Boltaña
Boltaña presenta un casco histórico muy amplío e interesante, con obras como la Colegiata de San Pedro del siglo XVI, donde destaca su bóveda de crucería, en la mejor tradición del gótico aragonés, así como su sillería de coro, que procedente del monasterio de San Victorian se fabrico en el siglo XVIII.

Aunque cuenta con restos de un castillo de estilo Lombardo, cabe destacar una peculiaridad de Boltaña y es que cuenta con una “piscina natural”, La Gorga que se forma al paso del río Ara por Boltaña y donde vale la pena darse un baño.
HOTEL * * VILLA DE TORLA Pl. Aragón, 1 22376 - TORLA (Huesca) TEL: 974 486 156 / FAX: 974 486 365 E-MAIL:info@hotelvilladetorla.com

Diseño y desarrollo: Webdreams